¿Puede la Ashwagandha ayudarnos a dormir mejor?

¿Puede la Ashwagandha ayudarnos a dormir mejor?

Superlativa Botanicals
6 minutos de lectura

La ashwagandha es una planta procedente de India, Pakistán, Oriente Medio y norte de África. Se trata de un arbusto de hoja perenne, con pequeños frutos rojos, muy popular en la medicina Ayurveda, que busca conseguir el equilibrio entre el cuerpo y la mente. 

Tradicionalmente, el extracto de ashwagandha, procedente de su raíz, se considera un adaptógeno, es decir, actúa en diversos frentes para contribuir a reducir los niveles de estrés, lo que, entre otros beneficios, ayuda a quien la toma a dormir mejor. 

La acción de la Ashwagandha para mejorar el sueño

Entre los todos los beneficios de la ashwagandha destacan sus cualidades para mejorar el sueño, gracias a sus propiedades para:

  • Alivio del estrés, tanto físico como mental. Como ya hemos comentado, la ashwagandha es un adaptógeno, lo que quiere decir que ayuda a enfrentar las situaciones complicadas de la vida cotidiana, mejorando la resistencia y disminuyendo la fatiga.

  • Contribuye a recuperar el bienestar en estados puntuales de ansiedad, ayudando a recobrar el equilibrio interior.

  • Ayuda a mejorar los ciclos de sueño, mitigando los efectos del insomnio, favoreciendo el descanso y mejorando la calidad del sueño.

Ashwagandha y efecto anti-cortisol

El cortisol, u hormona del estrés, es segregado por la corteza suprarrenal en situaciones de tensión, ansiedad, angustia, fatiga o agotamiento. Si el cuerpo está sometido a esas sensaciones de forma constante, las glándulas suprarrenales pueden segregar más cortisol de lo habitual, lo que provoca un desequilibrio hormonal con numerosos efectos negativos en el cuerpo:

  • Depresión y ansiedad.

  • Problemas digestivos.

  • Dolores de cabeza.

  • Problemas de sueño.

  • Cardiopatías.

  • Exceso de peso.

  • Falta de concentración.

  • Pérdidas de memoria.

Uno de los principales beneficios del consumo de ashwagandha es su actuación en el eje HPA (hipotalámico-hipofisario-adrenal) contribuyendo a una normalización de los niveles de cortisol, lo que a su vez tiene un efecto positivo sobre los síntomas antes mencionados.

Estudios sobre el uso de Ashwagandha para dormir

A diferencia de otros complementos, como el ginseng, con el que ha sido repetidamente comparada, la ashwagandha es un adaptógeno en lugar de un estimulante, lo que quiere decir que puede fortalecer sin estimular.

Recientemente se ha publicado un estudio en la revista científica Cureus en el que se demuestran los efectos positivos sobre el sueño del extracto de ashwagandha, que consumieron personas aquejadas de insomnio en dosis de 300 mg dos veces al día durante un periodo de 10 semanas.

Al finalizar el estudio, se comprobó que los voluntarios que habían tomado este suplemento, frente aquellos que habían consumido un placebo, habían reflejado importantes mejoras en los siguientes parámetros:

  • Latencia de inicio del sueño.

  • Tiempo total de sueño.

  • Despertarse después del inicio del sueño.

  • Eficiencia del sueño.

  • Índice de calidad del sueño.

  • Estado de alerta mental al despertar.

Las mismas conclusiones obtuvo el estudio realizado por médicos indios y publicado en Journal of Ethnopharmacology sobre 80 personas a lo largo de 8 semanas, al término de las cuales se demostró que la calidad del sueño había mejorado en todos los participantes que tomaron ashwagandha, tanto si tenían problemas para dormir como si no los tenían.

Por su parte, la Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales), que clasifica la eficacia de las sustancias basada en evidencia científica, otorga la clasificación de posiblemente eficaz a la ashwagandha para el tratamiento del insomnio y del estrés.

Ashwagandha para trastornos del sueño

Aunque en la tradición ayurvédica se ha utilizado la ashwagandha para mejorar el sueño desde tiempos inmemoriales, hasta hace relativamente poco tiempo no se sabía por qué la planta tenía estos efectos. En 2017, un estudio realizado por investigadores japoneses logró identificar el trietilenglicol, un compuesto que ha demostrado aumentar significativamente el sueño REM o fase de sueño profundo, actuando como agonista del neurotransmisor GABA, inhibidor del sistema nervioso central.

¿Cuál es la manera más efectiva de tomar Ashwagandha para el sueño?

La forma más sencilla y eficaz de disfrutar de los beneficios de la ashwagandha es consumir un complemento alimenticio como Electra, que contiene todas las virtudes y efectos de la planta en cómodas cápsulas muy fáciles de ingerir.

Recomendamos tomar las cápsulas antiestrés Electra junto con el desayuno por la mañana.

Electra

Electra

29,90€

#1 BESTSELLERSuplemento para la ansiedad, que mejora tu capacidad para manejar el estrés y la ansiedad en una semana. Contiene Ashwagandha Sensoril® con beneficios clínicamente probados para regular los niveles de cortisol y aliviar el estrés. BENEFICIOS: Reduce el estrés… leer más

Dosis recomendada

La dosis recomendada del suplemento Electra para ayudarte a mejorar tu sueño y, con él, tu descanso diario, es de dos cápsulas al día, que debes ingerir con abundante agua. Además de contribuir a eliminar el insomnio, la ashwagandha te ayudará a manejar el estrés y la ansiedad, así como a reducir el colesterol, aumentar la inmunidad y mejorar la función tiroidea, entre otros beneficios.

¿Cuándo empieza a hacer efecto la ashwagandha?

En el caso de complementos de alta calidad y concentración, como Electra, podrás empezar a notar beneficios en un plazo aproximado de dos semanas, siempre y cuando acompañes el tratamiento con un estilo de vida saludable, que contribuya a reducir el malestar, la ansiedad y la falta de sueño.

¿Es recomendable para todas las personas, incluídas mujeres embarazadas y lactantes?

El uso de la dosis recomendada de ashwagandha, con las precauciones antes descritas, es inocuo en la mayoría de ocasiones, aunque deberían tomar precauciones las siguientes personas:

  • Deben evitar tomar ashwagandha las embarazadas.

  • No hay evidencias de si la ashwagandha puede pasar al bebé a través de la leche o de los efectos puede tener sobre niños pequeños, por lo que no se recomienda su uso durante la lactancia.

« Volver al Blog