El apetito sexual en cada individuo es diferente, no hay un valor “normal”. Es posible que seas una persona con un deseo sexual naturalmente bajo, o tal vez estés experimentando una situación externa que provoque una reducción de la líbido sexual.

Sufrir estrés laboral o emocional, el período de posparto, menopausia, edad, fármacos pueden ser factores que provoquen una alteración en el impulso sexual. 

Existe una relación entre los niveles hormonales del organismo y los cambios que pueden aparecer en tu apetito sexual.  Estas variaciones pueden ser debidas a un desequilibrio hormonal. Durante la juventud, cuando los niveles hormonales de la mujer están balanceados, es de las etapas donde el deseo sexual puede ser más alto. Al contrario, en la menopausia, cuando caen los niveles de estrógeno y progesterona, este anhelo disminuye.  

Qué hay detrás de un cambio en el deseo sexual 

El deseo sexual se basa en una interacción compleja de muchos factores que afectan a tu intimidad. Es una motivación inherente en el ser humano, un signo vital.  El bienestar físico y emocional, las experiencias sexuales previas, el estilo de vida y la relación actual con tu pareja pueden estar influyendo en tu vida sexual. Es importante ser conscientes que la energía sexual de las mujeres fluctúa naturalmente a lo largo de los años.  

Causas de sufrir cambios en tu deseo sexual

Desbalances hormonales

Los cambios en los niveles de las hormonas pueden modificar el deseo sexual. Esto puede ocurrir durante las diferentes etapas de la vida.  

Testosterona baja

La testosterona es una hormona que también se encuentra presente en la fisiología de la mujer y es esencial para mantener su equilibrio hormonal. Sin embargo, los niveles de testosterona en el cuerpo de la mujer son diez veces menor que en el de los hombres. Una de las funciones principales de la testosterona es controlar el impulso sexual.  Su producción procede, principalmente, de los ovarios y las glándulas suprarrenales, lugares donde se pueden manifestar los primeros síntomas de esta deficiencia. Cualquier enfermedad que afecte a estos órganos puede manifestar una bajada de esta hormona. 

Las mujeres que sufren déficit de testosterona podrán observar una ausencia clara del placer sexual, además de desajustes en la lubricación vaginal y su ciclo menstrual. No debemos olvidar que la testosterona es una hormona que afecta al buen funcionamiento del aparato reproductor femenino.

Estrógenos bajos

Cuando los niveles de estrógeno bajan, especialmente en la etapa de la menopausia, las mujeres pueden comenzar a tener relaciones sexuales dolorosas, incluso si no han tenido problemas hasta ese momento. Los niveles bajos de estrógeno se traducen en epitelio vaginal atrófico donde la capa más externa de las paredes vaginales se vuelve delgada y seca. Esto puede hacer que el sexo se vuelva incómodo. 

Falta de ovulación

Si no estás ovulando, probablemente no podrás beneficiarte de ese incremento en líbido durante la fase de ovulación. La anovulación, la falta de ovulación, es una de las alteraciones más frecuentes que ven los ginecólogos en la consulta. Ciclos menstruales irregulares, sangrados uterinos anormales, amenorrea e infertilidad son los síntomas clínicos más frecuentemente observados. 

La falta de ovulación puede estar asociada al peso corporal, el ejercicio físico, trastornos hormonales, síndrome de ovario poliquístico o métodos anticonceptivos. 

Métodos anticonceptivos como la píldora

La principal función de los métodos anticonceptivos es la supresión de la ovulación, además de inhibir la producción y secreción hipofisaria de las hormonas foliculoestimulante y luteinizante. Se ha demostrado que los anticonceptivos hormonales orales combinados pueden reducir el número de relaciones sexuales, la frecuencia del orgasmo durante el coito y menos pensamientos e interés sexual.

El estrés no es sexy - la relación cortisol y líbido 

El estrés está en el top de la lista de factores que reducen el interés sexual. El estrés actúa sobre el sistema sexual inhibidor del cerebro llevando tu atención a todos aquellos factores por los cuales no deberías tener sexo. 

El estrés prolongado o crónico conduce a tus glándulas a sobreproducir cortisol, la hormona del estrés, por encima de las hormonas sexuales, estrógenos, progesterona y testosterona. Cuando las hormonas sexuales están desequilibradas, las funciones sexuales se ven afectadas, la excitación, la estimulación y la lubricación entre otras. 

Causas físicas 

Las mujeres pueden sentir dolor durante las relaciones sexuales, lo que se llama dispareunia. La dispareunia puede ser la consecuencia de sufrir enfermedades como la endometriosis o padecer una infección.

Sin embargo, no hace falta sufrir una enfermedad ginecológica para que tu libido se vea afectada. Patologías como la artritis, la diabetes y la presión arterial alta pueden estar influyendo en tu apetito sexual. Tomar ciertos medicamentos también se ha visto que puede alterar tu impulso sexual. 

El estilo de vida es un factor determinante en tu salud sexual. Una copa de vino puede que te haga sentir más apasionado, pero el consumo excesivo de alcohol afecta de una manera negativa a la mujer ante esta situación. El tabaco disminuye el flujo sanguíneo, lo que puede también reducir la excitación. 

Causas psicológicas 

Tu estado de ánimo puede afectar tu relación íntima de pareja . El estrés continuo laboral o personal afectan el estado de ánimo con lo cual de forma indirecta tendrán consecuencias en tu vida sexual. 

Enfermedades mentales como la depresión o  la ansiedad son una de las causas principales por las que tú libido puede verse reducida.  

Medicamentos

Algunos medicamentos afectan directamente a la líbido como antidepresivos, antihipertensivos, sedativos, antipsicóticos y bloqueadores beta. 

Aumenta la líbido con remedios naturales 

Existen estrategias de alimentación y de estilo de vida que puedes introducir en tu rutina para restablecer el equilibrio hormonal y recuperar tu deseo sexual.

  1. Hierbas para la líbido

  2. Nutre tu ciclo menstrual

  3. Apoya el proceso de desintoxicación del organismo

  4. Introduce grasas saludables en tu alimentación

  5. Realiza ejercicio físico de forma continuada

 


1. Hierbas para la líbido. 

La Maca, la Damiana y el Shatavari

Éstas son hierbas tradicionalmente usadas para potenciar el balance hormonal y asociadas con la líbido.
Pueden ser de gran ayuda especialmente en casos asociados con mujeres en menopausia o en casos asociados con la mente, depresión o ansiolíticos. 

Aphrodite balance hormonal

2. Nutre tu ciclo menstrual.

Necesitas nutrir tu cuerpo para restaurar y equilibrar tus hormonas. 

Fase folicular (antes de ovular, después de la regla)
Justo aquí es cuando los estrógenos se encuentran en su punto más alto y dejan paso a otra hormona que es la LH (hormona luteinizante), la encargada de que se produzca la ruptura del folículo y dé paso a la ovulación. Minerales como el zinc y los antioxidantes cobran muchísima importancia durante este proceso. Alimentos ricos en zinc como las avellanas, almendras o queso y potentes antioxidantes como las bayas de goji. 

Fase ovulatoria 
La fase ovulatoria dura horas (12-24h, máximo 36 horas). En esta fase nuestro nivel de estrógenos ha llegado a su punto máximo y da lugar a la última fase, la lútea.

Fase lútea (después de ovular, antes del período)
En esta fase el folículo se  encarga de liberar hormonas. Este cuerpo comienza a producir progesterona, siendo la encargada de madurar el endometrio para que lleve a cabo la implantación (embarazo). En caso de que no se dé, descienden la progesterona y los estrógenos drásticamente y se produce el desprendimiento del endometrio dando lugar a la menstruación y a un nuevo inicio del ciclo. Durante esta fase existe una leve resistencia a la insulina. Este ambiente hormonal puede despertar el apetito e incluso que haya tendencia a escoger alimentos más calóricos y de peor calidad nutricional. Alimentos como la fruta fresca o su versión deshidratada y el chocolate negro con alto porcentaje en cacao pueden ser grandes aliados durante esta etapa.

Días de la menstruación 
Durante esta etapa nos sentimos mucho más cansadas. Uno de los principales nutrientes que es importante tener en cuenta en esta fase es el hierro. Este mineral se pierde en gran cantidad durante la menstruación junto al agua. Por eso, la hidratación cobra un especial protagonismo. El hierro lo encontramos tanto en alimentos de origen animal (carne, pescado, marisco) como de origen vegetal (legumbres). El hierro vegetal (hierro no hemo) es menos biodisponible por lo que deberíamos tomarlo junto a alimentos ricos en vitamina C (cítricos, tomate, pimiento) y A (verduras/hortalizas de color rojizo-anaranjado) para aumentar su absorción.

3. Apoya la desintoxicación del organismo. 

Cardo Mariano.

Los excesos, medicamentos o métodos anticonceptivos pueden causar un exceso de hormonas en el cuerpo. Es posible que predomine el estrógeno, lo que puede causar efectos secundarios incluida una disminución en la líbido baja. Introduce hierbas como el cardo mariano para apoyar las funciones hepáticas de tu organismo y de este modo apoyar al hígado a sintetizar el exceso de hormonas.

 

Clean potente detoxificador del organismo 

4. Incluye grasas saludables en tu alimentación.

Incluye grasas saludables en tu alimentación. Las grasas saludables, como las que se encuentran en los aguacates, el aceite de oliva, las nueces y las semillas, y los pescados grasos pequeños como las sardinas, ayudan a mantener niveles saludables de colesterol “bueno” en el cuerpo clave para la síntesis de las hormonas sexuales femeninas.

5. Realiza ejercicio físico de forma continua.

    Realiza ejercicio de forma continua y moderada. La actividad física aumenta la testosterona en el organismo, clave para potenciar la líbido. También aumenta la serotonina y la sensación de felicidad por lo que mejora el estado de ánimo y por tanto el apetito sexual. 



    Bibliografía

    https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/low-sex-drive-in-women/symptoms-causes/syc-20374554 

    https://www.centrojuliafarre.es/ca/blog/alimentacio-cilcle-menstrual/ 

    http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-03902005000300002 

    https://www.asrm.org/globalassets/rf/news-and-publications/bookletsfact-sheets/spanish-fact-sheets-and-info-booklets/disfuncion_sexual_e_infertilidad-spanish.pdf 

    ​​https://www.medigraphic.com/pdfs/ginobsmex/gom-2020/goms201r.pdf 

    https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-anovulacion-disfuncion-ovulatoria-e-infertilidad-S0716864010705484

    (0) comentarios

    Ten en cuenta que los comentarios se tienen que aprobar antes de que se publiquen.